Este artículo habla sobre los salarios atrasados y como resolverlo. La imagen es solo ilustrativa.

Recibí un bono en mi trabajo, ¿debo pagar impuestos por ingresos suplementarios?

¿Los bonos pagan impuestos? Cuando se acercan los días festivos muchas empresas pagan bonos de fin de año, y surgen dudas sobre cómo se declaran los ingresos suplementarios.

 

Los bonos y otros incentivos laborales suelen ser muy esperados por todos los trabajadores, y son una de las formas más comunes en las que empleadores y empresas recompensan un buen trabajo. Pero desafortunadamente, también los bonos pagan impuestos, ya que cuentan como ingresos suplementarios a ojos del Servicio de Impuestos Internos (IRS).

Aunque para algunos esto puede resultar sorprendente, todos los bonos pagan impuestos. El IRS define categorías específicas para todos los distintos tipos de ingresos, y cada categoría tiene un tratamiento fiscal particular. En estos términos, los bonos y otros ingresos similares que se suman al salario anual se consideran técnicamente “ingresos suplementarios”.

Estos ingresos suplementarios también pueden modificar la categoría fiscal en la que te encuentras, y en consecuencia aumentar tus impuestos. En ZagFirm te contamos todo lo que debes saber sobre bonos e impuestos, para que no te lleves sorpresas a la hora de hacer tu declaración anual.

Este artículo habla sobre los ingresos suplementarios. La imagen es solo ilustrativa.

¿Sufriste discriminación laboral o te adeudan dinero por horas trabajadas? En Zipin, Amster & Greenberg defendemos tus derechos laborales!

¿Qué significa que los bonos sean ingresos suplementarios para el IRS?

La agencia de recaudación federal considera que cualquier tipo de pago compensatorio o extraordinario que se añade a los pagos regulares de parte de un empleador a sus empleados cuenta como ingresos suplementarios. En esta categoría también entran pagos de indemnización por despido, vacaciones, viáticos, horas extras, pagos retroactivos, comisiones y otros beneficios extra no monetarios.

Por este motivo, los bonos son gravados fiscalmente de forma diferente al resto de los salarios normales, y en ocasiones esto puede afectar el monto que se retendrá de tus bonificaciones. Hay dos formas en las que el IRS puede retener una porción de tus ingresos suplementarios: el método porcentual y el método de agregación.

Método porcentual: El IRS especifica una tasa fija para ingresos suplementarios del 22%. Este método es el que normalmente utilizará tu empleador cuando recibas un bono de forma separada de tus ingresos normales, lo que facilita calcular la retención fiscal correcta. En caso de que el bono otorgado supere $1 millón se te gravará la tasa más alta, un 37% para el 2021.

Método de agregación: Cuando el bono sencillamente se suma al salario mensual, lo más probable es que tu empleador elija este sistema para calcular la retención que se debe enviar al IRS. Simplemente se sumarán ambos montos y se te gravarán impuestos sobre el total resultante.

El principal problema con el método de agregación es que, en vez de gravar una tasa fija del 22% solamente a tus ingresos suplementarios, se te retendrán impuestos sobre el total con una tasa que sin duda será mayor de lo habitual. Además, tus bonos se suman al total de tus ingresos, por lo que puede que sea buena idea hablar con tu empleador para que retrase el momento en el que se te otorgará una bonificación si quieres evitar pasar a una categoría más alta este año fiscal.

Este artículo habla sobre los ingresos suplementarios. La imagen es solo ilustrativa.

Formas para minimizar impuestos por ingresos suplementarios

Un método para minimizar el efecto que puedan tener los ingresos suplementarios como bonos e incentivos en tus impuestos federales anuales es aprovechar todas las deducciones fiscales a las que seas elegible. Cuando tu bono es un monto importante, puedes aumentar la cantidad de dinero que destinas a tu cuenta de retiro o puedes hacer donaciones a la caridad para obtener deducciones especiales.

También puedes adelantar pagos de una hipoteca, o incluso adelantar pagos de los impuestos a la propiedad. Aunque estas alternativas te obligan a invertir el dinero de tu bonificación, te pueden resultar útiles si ya te encuentras al límite de tu categoría fiscal y quieres evitar pagar tasas fiscales más altas.

En Zipin, Amster & Greenberg, ponemos nuestros años de experiencia en derecho laboral y derecho de salarios y horas para brindarte una atención excepcional y un plan de acción personalizado. Si tienes un problema en tu lugar de trabajo que requiere intervención legal, nuestro equipo altamente calificado tiene la experiencia que estás buscando.

Más de nuestro blog